jueves, 1 de diciembre de 2011

ABSCESOS Y FORÚNCULOS

El absceso es la acumulación de pus en una cavidad interior de la piel. Tiene su origen en una infección por microorganismos (bacterias). El absceso puede reabsorberse o agrandarse, según quien vaya ganando la batalla, si las bacterias o los leucocitos (nuestros diminutos y a la vez grandes defensores de nuestra salud en su lucha contra las infecciones).
El forúnculo es una inflamación cutánea con pus producida por una infección bacteriana en un folículo piloso (donde nace el pelo). Suele aparecer en la parte posterior del cuello y en algunas zonas húmedas por el sudor que pueden ser las axilas y la ingle. Cuando el forúnculo se agrava y se extiende se le denomina "ántrax".

En cualquiera de los dos problemas, tanto el absceso como el forúnculo, la zona afectada se vuelve rojiza, inflamada y dolorosa. A veces es necesario el drenaje, es decir, por medio de la cirugía extraer el pus acumulado y administrar antibióticos ordenados por el médico.
Existen plantas medicinales con capacidad para madurar los abscesos y forúnculos y hacer que el pus salga con facilidad al exterior. También las hay con propiedades antibióticas y cicatrizantes, que ayudan a curar y cicatrizar la herida. Aquí les aconsejamos algunas de las más interesantes.
TOMILLO
CALÉNDULA
El primer consejo es hacer un emplasto con arroz cocido y un poco de miel, y aplicar en la zona afectada, renovándolo cada día. A los pocos días el absceso o forúnculo madura y se abre, saliendo el pus con facilidad. A continuación hay que aplicar en la herida resultante baños y compresas con la infusión de tomillo (Thymus vulgaris), y de caléndula (Calendula officinalis), por sus virtudes antibióticas, antisépticas, antiinflamatorias y cicatrizantes. Sus resultados son especialmente fantásticos.
La "zarza" (Rubus fructicosus). Planta muy útil para curar y cicatrizar los forúnculos  y otras heridas infectadas. Aplicar lavados y compresas con su decocción, y cataplasmas con los brotes tiernos machacados.
La "higuera" (Ficus carica). Los frutos deliciosos de este árbol son excelentes para curar abscesos y forúnculos. Se aplican cataplasmas de higos para favorecer su curación y cicatrización. En algún pasaje de "La Biblia" ya se comenta la curación de heridas con las cataplasmas de higos.
La "equinácea" (Echinacea purpurea). Esta planta es un poderoso antibiótico natural que evita la proliferación de las bacterias, además tiene la virtud de desinflamar y regenerar los tejidos afectados y de cicatrizar las heridas. Aplicar lavados y compresas con la decocción de la raíz triturada de la planta. 30 gramos por litro de agua. En farmacias y tiendas naturistas venden preparados farmacéuticos para uso interno.

Fotografías originales. Autor: José Romero (Naturamigo).


3 comentarios:

  1. hola! es posible q hayan forunculos o abscesos en las axilas con raices de hasta seis mas?

    ResponderEliminar
  2. hola! ¿Es posible que un absceso o forúnculo tenga raíces?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Arelys. Los forúnculos mal curados o no tratados sí. Tienden a extenderse, reproducirse y multiplicarse por zonas próximas. Los abscesos no tanto. Si un forúnculo se extiende y multiplica el problema se llama "ántrax".

      Eliminar